Platos de cuaresma

La semana pasada repasamos los dulces de Semana Santa más típicos en esta fecha y hoy hablaremos de los platos de cuaresma, así completaremos el menú. Durante estas semanas, volvemos a las recetas más tradicionales que han ido pasando de generación en generación y que la gran mayoría cuentan con un denominador común, la cuchara.

Desde el pasado miércoles de ceniza hasta el jueves santos, es tradición que los viernes el menú esté elaborado por platos de verduras, pescados y legumbres, en definitiva todos aquellos que no contengan carne de algún animal.

A partir de ahora, cedemos el protagonismo a las espinacas, garbanzos, berzas… y por supuesto, el bacalao. Vamos a conocer algunas de los platos que puedes cocinar durante estas semanas.

Un primer plato, digno de viernes de cuaresma, es el potaje de vigilia con espinacas. Este contundente plato de cuchara elaborado con garbanzos, habichuelas, espinacas, cebolla, ajo, pimentón, etc. cumple los requisitos para ser el plato único del almuerzo. Su alto contenido en proteínas, hierro e hidratos de carbono te dará la consistencia suficiente para poder esperar una semana para comer otro plato igual. Si te parece escaso también puedes echarle trozos de bacalao desmenuzado.

potaje de cuaresma

La siguiente propuesta es un plato algo más sofisticado y ligero, se trata de las espinacas con pasas, queso, piñones y mermelada de tomate. Este plato es muy sencillo de cocinar y podría funcionar como segundo plato. Tan solo hay que sofreír las espinacas con las pasas y los piñones y una vez terminado servir las porciones en cada plato. Para finalizar puedes añadir una loncha de queso encima que, gratinada y con un poco de mermelada de tomate le dará un toque distintivo y delicioso.

 espinacas con pasas

Nos pasamos a los rebozados. Esta receta contiene quizás más calorías que el resto, pero merece la pena. Son las deliciosas tortitas de bacalao o buñuelos de bacalao. Esta masa está compuesta por harina, sal, huevo, perejil, bacalao desmigado y una pizca de azafrán que le da es toque amarillento. Pero sin duda, el toque de este plato es la miel de caña. La puedes servir en un cuenco e ir mojando estas delicias de bacalao.

tortitas de bacalo

Y como no podría ser de otra forma, cerramos esta ronda de platos de cuaresma con el bacalao como único y exclusivo protagonista del plato. El bacalao al pil-pil es una apuesta segura en esta fecha, la salsa creada de la mezcla del jugo del bacalao y  el aceite será suficiente para acompañar unos deliciosos lomos de bacalao. Eso si, tendrás que añadirles unos dientes de ajo y guindilla para conseguir la receta perfecta.

bacalao al pil-pil

Esperamos que con estos deliciosos platos de cuaresma y los dulces de Semana Santa se os haga más llevadera la vigilia.

¡Qué aproveche!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *